Consejos para introducir hábitos que cambiarán tu vida

Junio 14, 2022

Muchos de nosotros queremos llegar a ser la mejor versión de nosotros mismos, ¿verdad? Para conseguirlo, encontrarás que hay muchas. Hay, de hecho, muchísimas cosas que se pueden tener en cuenta. La verdad es que podríamos estar días, meses, años hablando de esto mismo. El artículo de hoy tiene por objetivo darte pequeños consejos sobre cómo cambiar hábitos y en la importancia que estos pueden tener a la hora de impulsar nuestra vida en la dirección que deseamos.

Si eres una de esas personas interesadas en cómo crear hábitos saludables, te diremos que  alguna de las cosas que sugieren los expertos es hacerlo “en medidas pequeñas”. Por ejemplo, supongamos que quieres hacer ejercicio cada día, entonces, sería recomendable que empezaras a hacerlo durante breves sesiones e ir progresando su duración poco a poco. ¿Por qué se recomienda empezar haciendo “las cosas” durante poco tiempo? La razón fundamental es que para hacer cosas “pequeñas” (por lo tanto, más sencillas) no se necesita mucha motivación. Otro ejemplo: ¿Quieres incorporar la lectura a tu rutina diaria? Empieza por lo pequeño. Tal vez, la primera vez, leer una página entera te resulte demasiado. ¿Qué tal si empiezas por media? La siguiente vez, puedes aumentar un poco más. La idea clave es que tu tarea resulte lo más sencilla posible.

El segundo consejo es que encuentres el momento en el día en el que tu nuevo hábito encajará más fácilmente. Se trata de diseñar. En este sentido, es importante que tengas un sistema que te recuerde que tienes que “hacer esa cosa” que quieres incorporar a tu rutina. Lo más común es hacerse un horario, pero una idea más original y que a muchos les funciona es la “asociación”. Pongamos que cada noche te sientas unos minutos en la butaca antes de irte a dormir. Si empiezas sentándote y, después, leyendo unos minutos... se creará una asociación. Así, cada noche que te sientes en el sillón, el momento de lectura aparecerá automáticamente. La idea, como hemos dicho, es encontrar el momento y el lugar, en nuestro día a día, en el que podemos integrar nuestros nuevos hábitos de forma más natural para que, así, fluyan fácilmente. Por ejemplo: ¿Cuándo crees que te encajará mejor y te llegará a salir de forma más natural dedicar unos minutos a la limpieza diaria? ¿Será después de la ducha o después de desayunar? ¿En qué momento estará tu mente más preparada para el tipo de actividad que deseas realizar?

¿Podemos hacer algo más para incorporar nuevos hábitos beneficiosos para nuestra salud a nuestra vida? La respuesta es sí: mucho más. Por ejemplo, aunque algunos afirman que las cosas que hacemos necesitan repetirse durante un cierto tiempo para convertirse en algo que nos sale de manera automática, lo cierto es que algunos estudiosos del tema afirman que esto no es necesario. Bastaría, en este sentido, en asociar nuestras actividades a una emoción positiva. Esto tiene una gran fuerza a la hora de que queramos volver a repetir dicha actividad. Por ejemplo, podrías felicitarte a ti mismo cada vez que haces la cama a primera hora de la mañana. Expresar satisfacción con tu propio “trabajo” te hace sentir bien, por lo tanto, es más fácil que quieras hacerlo nuevamente. La idea clave es: las emociones no son siempre espontáneas, muchas veces, se pueden provocar. Las emociones positivas nos hacen segregar serotonina y endorfinas. Puedes repetir esta celebración cada vez que termines la acción que querías realizar, hasta que al final se convierta en un hábito que hagas de forma mecánica. Esta es una sencilla forma de “hackear” tu propio cerebro. ¿Quieres otra idea? Hemos hablado anteriormente del hábito de la lectura. Imagina que cada vez que terminas tu sesión de lectura, dejas un marcador en el que haya dibujada una carita sonriente, ¿no te gustará verla cada vez que vuelvas a abrir tu libro? Como esta, son muchas las pequeñas cosas que puedes hacer para sentirte bien mientras haces una actividad.

Hasta ahora, te hemos hablado de cómo incorporar hábitos nuevos. Pero... ¿Qué puedes hacer para eliminar hábitos? La verdad es que mientras algunos de nuestros hábitos son muy fáciles de eliminar, con otros nos resultará mucho más complicado y daría para varios capítulos. No te preocupes, en futuros blogs hablaremos en profundidad sobre este y otros temas. De momento, quédate con la idea: cambiamos más nuestro comportamiento indeseado si conseguimos sustituirlo por algo que nos hace sentir bien. Incorporamos hábitos nuevos si los asociamos a algo que nos hace sentir bien y hay muchas fórmulas de conseguir que esto sea así. Así que, si te sientes mal realizando alguna actividad, probablemente, este no sea el camino a seguir para conseguir el cambio que deseas en tu vida.

Esperamos que estos pequeños consejos que hoy te hemos dado te hayan resultado interesantes y te ayuden a dirigir tu vida en la dirección que deseas. ¡Te esperamos en los próximos blogs con nuevos temas! ¡Hasta pronto!