Cómo realizar atención plena durante la jornada laboral

Mayo 17, 2022

¿Eres una persona que constantemente trata de realizar múltiples tareas? La multitarea, o tratar de hacer varias cosas a la vez, se está volviendo cada vez más popular. Sin embargo, si constantemente intentas realizar múltiples tareas y terminas distrayéndote, te está costando tiempo y dinero.

La atención plena se trata de cómo elegimos responder en diferentes circunstancias. En nuestras vidas ocupadas, a veces es difícil recordar hacer una pausa, respirar y vivir el momento. ¡Enfocarnos en nuestra respiración es una técnica simple que realmente puede ayudar!

Hacer un descanso en tu ajetreado día de trabajo para relajarte y rejuvenecer puede hacer maravillas en tu productividad y felicidad. Sin embargo, si no eres intencional sobre esos momentos, se te pueden escapar rápidamente.

Para aprovechar al máximo tus momentos de atención plena, aquí tienes cuatro consejos:

1. Tómate 3 minutos para concentrarte
La atención plena significa estar en el momento presente y un poco de atención plena puede darte un impulso durante el día. Cuando tu mente está abarrotada de pensamientos sobre tu lista de tareas pendientes, los próximos plazos o cualquier tipo de preocupaciones e inquietudes, es difícil estar atento al momento presente. Para calmar tu mente del desorden de pensamientos que rondan tu cabeza, date una "lluvia mental".
Durante tres minutos, deja de pensar en el estrés de tu ajetreada vida y enfoca tu atención en lo que estás haciendo en ese momento presente. Concéntrate en tu respiración y permítete estar completamente presente en el momento. Respirar es la forma más fácil de detenerse y vivir el momento, pero también es beneficioso aprender a meditar.
La meditación de atención plena te proporciona un nivel más elevado de atención plena porque estás eligiendo activamente volverte más consciente. Por ejemplo, si te sentaste durante cinco minutos sin distracciones (como tu teléfono u otras tareas), sería más fácil estar atento y centrado durante tu jornada laboral.

2. Sé agradecido
La gratitud es una emoción poderosa. Se ha demostrado que reduce el estrés, disminuye la presión arterial y mejora el sueño. Tomarte unos minutos al final del día para darte cuenta de las cosas por las que estás agradecido puede ponerte de buen humor para el resto de tu jornada laboral. Comienza enumerando tres cosas por las que estás agradecido y repítete esa lista como un mantra diario.
Cuando estás agradecido por lo que ya has logrado, puedes reducir el estrés de sentir que no hay tiempo suficiente para terminar todo lo que está en tu lista de tareas pendientes.
La gratitud también puede ayudar a aumentar tu autoestima. Las investigaciones publicadas muestran que las personas que están agradecidas y expresan gratitud tienen más probabilidades de experimentar emociones positivas, mostrar optimismo y sentirse más conectadas con los demás.

3. Haz un descanso
Los descansos regulares de tu jornada laboral pueden ayudar a reducir el estrés y mejorar tu productividad. En vez de revisar el correo electrónico y trabajar directamente, camina 10 minutos, lee un libro o toma una taza de té. Incluso si no tienes ganas de hacer un descanso, te ayudará a disfrutar de tu trabajo y mejorar tu estado de ánimo.
También puedes intentar darte un "descanso mental" en tu jornada laboral. Cuando sientas que tu energía disminuye, tómate un momento para cambiar tu atención a algo que te proporcione alegría o entusiasmo. Esto podría ser pensar en una palabra que te haga sonreír, mirar fotos familiares o escuchar música.
Si estás tratando de ser consciente de lo que está sucediendo en el momento presente, puede que te resulte más fácil notar los detalles y las sensaciones a tu alrededor.

4. Transforma las partes mundanas de tu día
La atención plena consiste en ser consciente del momento presente y aceptarlo tal como es. Se trata de prestar atención a lo que sucede a tu alrededor y notar cómo te hace sentir. Para ser verdaderamente consciente, tienes que estar en el momento presente. Una forma de hacerlo es practicar la alimentación consciente. Cuando estés comiendo, no uses tu tiempo de trabajo para masticar bocadillos sin sentido. Más bien, sé consciente de lo que consumes y cómo afecta tu cuerpo y mente.
Reserva una parte de tu hora del almuerzo para comer de forma consciente apagando todos los dispositivos electrónicos y tomando buenas decisiones sobre lo que compras en el supermercado.
Convertir las partes mundanas de tu día en oportunidades para estar atento puede hacer que esos momentos sean más placenteros. Cambiar la forma en que te cepillas los dientes, esperar en la cola del supermercado o darte una ducha puede convertir esos momentos en algo que anhelas hacer.
No te apresures con estos rituales diarios. Tómate tu tiempo y hazlos conscientemente. ¡Esto te ayudará a mejorar tu cuidado personal mientras disfrutas más de estas tareas diarias!
En conclusión
Tener u

nos momentos para ti en tu día puede hacerte más productivo. Tomarte el tiempo para meditar, escuchar música relajante o dar un paseo durante la hora del almuerzo puede ayudarte a concentrarte y recargar energías.
La atención plena se trata de concentrarse en el momento presente y puede ayudarte a reducir la velocidad y tomar decisiones más conscientes sobre cómo usar tu tiempo. Al tomarte unos momentos de atención plena durante tu jornada laboral, puedes mantenerte centrado en el momento presente y disfrutar más de la vida.