¿Cómo practicar el profesionalismo en el trabajo?

Junio 17, 2022

La forma en que te comportes hoy determinará cómo será tu vida en el futuro. Dado que pasas la mayor parte de tu tiempo en el trabajo, tu comportamiento marcará cómo serás recordado por tus compañeros de oficina y jefes. Esto afectará a tu futura carrera profesional; tu comportamiento puede forjar o destruir tu carrera. Después de todo, incluso si tus habilidades están a la par con tu puesto de trabajo, lo que la gente recordará es cómo te comportas con ellos en el lugar de trabajo. Es por eso que es importante mantenerte profesional al interactuar con tus compañeros.

Entonces, ¿cómo te comportas profesionalmente? Ser profesional se refiere a la actitud, la apariencia y los modales. La gente nota cómo les hablas, el idioma que usas, el tono de tu voz y los gestos que haces. Las personas observan la forma en que te vistes para el trabajo, si es apropiada para el lugar de trabajo y te presentas como un compañero competente y confiable. También verán cómo tomas decisiones y las acciones que realizas para cada tarea que se te asigna. Observarán a qué hora llegas al trabajo, cómo trabajas durante la jornada y a qué hora te vas. El profesionalismo se refiere a cómo respetas a tus compañeros y superiores, cómo te muestras optimista y entusiasta en el trabajo, lo educado que seas y cómo sopesas y tomas decisiones que te afectan a ti y a los demás.

Cuando comiences a trabajar profesionalmente, tus compañeros se darán cuenta y observarán tu desempeño laboral eficiente y productivo. Cuando se les pregunte por ti, tus compañeros no podrán decir nada significativamente malo porque piensan que eres un compañero de trabajo confiable, lo que también hace que disfruten trabajando contigo. Debido a que te comportas de manera profesional, es posible que incluso estés listo para un ascenso y se te considere para puestos de liderazgo.

Para hablar en términos más específicos, a continuación encontrarás algunos consejos sobre cómo puedes presentarte de la forma más profesional en tu lugar de trabajo.

1. No llegues tarde

Cuando llegas a tiempo, demuestras que respetas el tiempo de los demás. Significa que eres alguien en quien pueden confiar para seguir las reglas y estar siempre disponible para comprometerte por completo. Tu puntualidad es un reflejo de tu carácter. Esto les muestra a tus jefes y compañeros que tu trabajo significa mucho para ti y que siempre te presentarás de la mejor manera posible.

Si tienes problemas para llegar a tiempo, hay maneras de solucionar este hábito de llegar tarde. Ante todo, identifica qué es lo que te está causando llegar tarde. Si te falta la energía para levantarte por la mañana, ¿por qué no te acuestas temprano la noche anterior para que empieces la mañana sintiéndote revitalizado por el sueño? Si es falta de motivación, vuelve a tu por qué. ¿Por qué estás trabajando? Si no estás satisfecho con tu trabajo, piensa que hay facturas que pagar y, a menos que tengas una segunda opción, haz todo lo posible para presentarte profesionalmente con la opción actual. Si te olvidas de tu horario, síguelo en tu calendario. Si el viaje te quita tiempo, toma en cuenta el período de viaje y añade unos minutos más para emergencias. Si todo lo demás falla, aún puedes actuar profesionalmente haciéndole saber a tu superior que vas a llegar tarde. Asegúrate de disculparte.

2. Viste de forma apropiada

Aunque tenemos la libertad de vestirnos como queramos, hay empresas con estrictos códigos de vestimenta. Si trabajas para una empresa de este tipo, debes cumplir con las reglas. También debes verificar si se te permite usar ropa informal en la oficina. Es una cuestión de respetar la cultura del lugar de trabajo al que perteneces actualmente. Si no puedes adaptarte a eso o tienes razones para vestir de una manera diferente, entonces trata la gestión adecuadamente. Además, si deseas un potencial crecimiento profesional, debes lucir siempre presentable y cuidadoso, tal como esperarías que tus compañeros y clientes también lo estén para trabajar.

Entonces, ¿qué deberías hacer? Planchar tu ropa. No uses ropa demasiado grande o demasiado apretada. No uses chanclas como si estuvieras en casa o camino a la playa. Ten en cuenta las pautas de la empresa y la cultura de la oficina de la que ahora formas parte.

3. Usa un lenguaje respetuoso

Si en tu oficina las personas se llaman entre sí por su nombre de pila, hazlo tú también. Lo mismo ocurre si tienen una forma específica de dirigirse a un superior o si ese jefe tiene una solicitud especial sobre cómo quiere que lo llamen. Esto se llama respeto a la autoridad; después de todo, eres tú quien solicitó el trabajo. Si estás en el lugar de trabajo y hablas casualmente con tus compañeros, abstente de usar lenguaje obsceno. Aunque queremos hacer amigos (y, por supuesto, lo hacemos), debes establecer límites en cuanto a lo que dices. No trates temas delicados y asegúrate de no cruzar la línea y ser demasiado entrometido con asuntos que no te conciernen. Siempre puedes hablar con un amigo en el trabajo en privado o fuera del lugar de trabajo.

También les debes a tus compañeros tu atención. Escucha cuando alguien está hablando durante una reunión. No uses el teléfono cuando alguien entable una conversación contigo. No utilices un lenguaje confuso porque esto podría conducir a un malentendido. Comunica tus pensamientos con respeto incluso si no estás de acuerdo con las diferentes opiniones y creencias de otras personas. Ten en cuenta no solo las palabras que usas, sino también el tono de tu voz. La correspondencia escrita, como los correos electrónicos, también debe mantenerse lo más profesional posible, especialmente porque son transacciones registradas.

4. Responsabilízate de tus errores

No señales a otro cuando cometas un error. Reconoce que hiciste algo mal porque esta es la única forma en que podrás retractarte o corregirlo. Al reconocerlo, también evitas que vuelvan a ocurrir incidentes similares. Para ser humilde, enfócate en lo que hiciste y no en lo que otros han hecho. Hay ojos observándote e incluso si cometiste un error, te felicitarán por asumir la responsabilidad y recordarán lo que hiciste para corregirlo. Después de cada disculpa, muéstrales que aprendiste del error que cometiste.

5. Evita usar las redes sociales en horario laboral

Espera hasta que sea la hora del descanso antes de revisar tus cuentas de redes sociales. Estás en un lugar de trabajo así que lo que tienes que hacer es trabajar. Facebook, Instagram y Twitter son distracciones para lo que tienes que hacer en ese momento. Demuestra a tus compañeros y jefes que tienes la capacidad de estar plenamente presente en el trabajo. De una forma u otra, alguien notará que estás consumido por las redes sociales y podría informar a un superior. Quieres estar alerta y concentrado en terminar tus tareas, así que ¿por qué no usar un escritorio de pie o una bicicleta debajo del escritorio? Estos artículos y otros elementos ergonómicos pueden ayudarte a concentrarte en el trabajo.