¿Cómo evitar la procrastinación mientras trabajas?

Mayo 13, 2022

Teletrabajar puede ser muy difícil para muchos. Las distracciones son muchas y son muchos los teletrabajadores que no están preparados para sentarse en su mesa elevable o escritorio y evitarlas, centrándose en el trabajo y rindiendo al máximo. El distraerse está relacionado, hoy en día, como procrastinación. Si quieres saber más sobre este término, a continuación te vamos a ofrecer todo lo que necesitas saber y la forma de evitarla.

¿Qué es la procrastinación?

Procrastinar consiste en postergar tareas importantes para hacer alguna otra que no tenga una relevancia tan alta. Además, es considerada una forma de evitar las responsabilidades o emociones negativas que pueden generarnos determinados pendientes como la ansiedad, aburrimiento, inseguridad, frustración, etc.

Dichas sensaciones pueden llegar a ser molestas y generarte otro tipo de sentimientos como:

  • Culpabilidad.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Estrés.

Para evitar dichos sentimientos negativos, lo mejor es, por tanto, realizar las tareas en su momento, en lugar de enfocarte tu tiempo en otras actividad. Esto evitará la contradicción de emociones.

Ejemplos cotidianos de procrastinación

Aunque no lo creas, la procrastinación es mucho más de lo que crees y se puede ver en nuestro día a día. A continuación, te ofrecemos algunos pendientes que significan procrastinar si teletrabajas y que te pueden afectar en tu día a día. Si reconoces algunos, deberías trabajar en ellos:

  • Dejar pasar el tiempo para entregar un proyecto laboral.
  • Llenarte de tareas pendientes y no empezar porque no hay un orden de prioridades.
  • Posponer la realización de un proyecto complejo porque se tienen muchos pendientes pequeños que debes ir resolviendo.
  • Tomarte algunos minutos de descanso, que al final se convierten en horas.
  • Revisar las notificaciones de tu teléfono móvil y acabar una hora viendo memes.

Algunos consejos para evitar la procrastinación

Si te has dado cuenta que, de vez en cuando, procrastinas, a continuación vamos a ofrecerte algunas medidas para "poner cartas en el asunto" y que no tengas la sensación de que pierdes el tiempo. ¡Toma nota de todos ellos y haz uso de ellos en tu día a día!

Conócete a ti mismo

Es una de las claves para evitar procrastinar. Reflexiona, por tanto, sobre cómo la procrastinación afecta a tu productividad y tus actividades diarias. Identifica los hábitos que están provocando la procrastinación y trata de evitarlos al máximo.

Cambia de perspectiva

Piensa siempre en qué es lo que te apasiona hacer, cómo puedes alcanzar tus metas y concéntrate en ello. Al final te darás cuenta que pasarte el día viendo memes no será la solución a tus problemas y que es tiempo de ponerte a trabajar en tus tareas pendientes.

Trabaja en ambientes productivos

El ambiente de trabajo tiene una gran influencia en tu productividad. Así que debes procurar que tu oficina en casa esté muy bien iluminada y que todos los elementos que están en ella, incluso el mueble de oficina, te crean un ambiente inspirador. Deberás evitar, de esta forma, aquellos elementos que puedan distraerte de tus actividades diarias o que influyen negativamente en tu estado de ánimo.

Prioriza

Clave para dejar la procrastinación a un lado, es que entiendas la importancia que tiene cada tarea y las responsabilidades que ellas conllevas. Un mapa mental podría ayudarte a no pases por alto ninguna tarea. Piensa que somos engranajes de grandes máquinas y que al elaborar cada pequeña tarea con calidad, todo el proceso funciona mejor.

Emplea técnicas de gestión del tiempo

Muchos teletrabajadores, realmente, no saben cómo hacer la gestión del tiempo y las tareas y acaban siendo totalmente improductivos. Así que utilizar técnicas que te ayuden a gestionar tu tiempo puede ser importante. Una de estas técnicas es la Pomodoro, que consiste en trabajar en períodos separados de 25 minutos, enfocándote totalmente en la tarea, sin ninguna interferencia externa. Pasado ese tiempo, es necesario descansar 5 minutos y repetir el ciclo en 4 ocasiones. Una vez hayas hecho el ciclo entero, puedes hacer una pausa de 30 minutos.

No te castigues

Lo normal cuando procrastinas y no cumples con los plazos previstos es que te culpes por ello, pero esto es un completo error. Cuanto más te culpes y te castigues por no ser productivo, mayor va a ser la ansiedad que sentirás en la próximas tareas, por la responsabilidad que le atribuyes a esa acción.

Debes perdonar de forma sincera y no sentir culpa en ningún momento. Esto es fundamental para poder superar los hábitos que están impidiendo tu desarrollo profesional. Eso sí, no debes confundir nunca el perdón con las excusas. Esto se traduce en que debes ser amable y generoso contigo pero nunca te apenes de ti mismo, puesto que esto hará que no puedes salir del lugar. Lo que tienes que hacer es recordar que eres capaz.

Como ves, evitar la procrastinación es posible. No es fácil lograrlo, pero si eres disciplinado y organizado podrás empezar a ver los cambios notablemente.