Cómo evitar el agotamiento en trabajos exigentes y acelerados

Abril 19, 2022

Independientemente de la industria, muchos trabajos son exigentes, acelerados y muy competitivos. Lo que significa que depende de ti mantenerte al día y estar al tanto de tus tareas.

El agotamiento es una batalla mental y física que a menudo experimentamos. Te quita la vida y cualquier tipo de alegría que podría reportarte el trabajo. Al estar constantemente en entornos de alta presión y situaciones de estrés extremo, el agotamiento es casi inevitable.

Cuando estás agotado, resulta difícil manejar el estrés diario y hacer frente a la cantidad de trabajo que tienes que realizar. En esta etapa, cada pequeña tarea parecerá mucho.

A continuación encontrarás las mejores formas de evitar el agotamiento en trabajos exigentes y acelerados.

¿Cuáles son los signos de agotamiento?

Hay una serie de signos que pueden indicar agotamiento. Si sientes que estás a punto de agotarte o que un miembro de tu familia lo está, familiarízate con lo siguiente y toma medidas.

Cansancio

El agotamiento se presenta en muchas formas diferentes. Cuando sientes que tu cuerpo está completamente agotado y ya no puedes continuar, ese es un ejemplo de agotamiento total.

Los síntomas de agotamiento pueden incluir dolores de cabeza, náuseas, patrones de sueño anormales y cambios en el apetito. Ser consciente de estos síntomas es el primer paso para prevenir el agotamiento.

Aislamiento

A menudo, las personas con agotamiento tienden a sentirse abrumadas y bajo presión muy rápidamente y, como resultado, pueden distanciarse de sus amigos y familiares.

Socializar con personas de confianza es el primer paso para evitar el agotamiento y sentirse menos aislado.

Irritabilidad

Cuando un amigo, compañero o miembro de la familia está al borde del agotamiento, es posible que descubras que se irritan más fácilmente o que tienen poco aguante. El agotamiento a menudo puede hacer que las personas pierdan los estribos incluso con sus amigos más cercanos.

Cuando las cosas no salen según lo planeado y los papeles en el escritorio siguen amontonándose, puede parecer imposible hacer frente a los factores estresantes normales.

Tomar nota de cómo se comportan tus compañeros de trabajo, familiares y amigos es un paso importante para garantizar que no pidan ayuda en silencio, porque la mayoría de las veces, no vendrán a pedirla.

Enfermar con frecuencia

El agotamiento, el estrés, la falta de sueño y la ansiedad pueden afectar a tu sistema inmunológico haciéndote más susceptible a contraer la gripe o un virus.

Además, el agotamiento también puede provocar depresión y ansiedad si no se trata adecuadamente o no se detecta a tiempo.

Centrarte en tu salud o tomar nota de los hábitos de los demás es un buen paso en la dirección correcta cuando se trata de evitar el agotamiento o detectarlo justo a tiempo.

¿Cómo evitar el agotamiento?

Aunque puede que no sea posible evitar el estrés diario, es posible prevenir el agotamiento. Dedicar tiempo a entender y leer los siguientes pasos puede evitar que tu estrés saque lo peor de ti:

1) Haz ejercicio

Si aún no lo sabes, el ejercicio matutino es excelente tanto para la salud mental como física. Ayuda a estimular el sistema inmunológico y libera lo que llamamos, la "hormona del bienestar", que es importante cuando tienes una jornada de trabajo por delante.

Un entrenamiento corto de 10 a 15 minutos es todo lo que necesitas para obtener estos beneficios y ayudará a que sea más fácil que se convierta en un hábito diario. De lo contrario, una caminata corta o realizar algunos estiramientos entre descansos también funcionarán. Solo añade algo de movimiento.

2) Duerme lo suficiente

No hay nada más importante que dormir. Practicar una buena rutina del sueño es una parte esencial para cuidarnos y asegurarnos de trabajar de manera óptima al día siguiente.

Establecer una rutina establecida para la hora de acostarte, no tomar cafeína ni usar el teléfono justo antes de dormir son hábitos que puedes adoptar para ayudar a mejorar tu calidad general del sueño.

3) Mantén una dieta equilibrada

Cuando estamos cansados, nos sentimos infelices o simplemente estamos estresados, lo primero que tendemos a hacer es descuidar nuestra salud. Tendemos a buscar el helado en vez del brócoli y, aunque eso está bien de vez en cuando, lo que el cuerpo necesita son algunos alimentos ricos en nutrientes.

Incorporar una dieta saludable en tu rutina diaria que esté llena de ácidos grasos omega-3 puede ser una forma natural de mejorar tu estado mental y de ánimo. Tu cuerpo necesita la energía para alimentarse y si solo te alimentas con carbohidratos rápidos, tu energía colapsará tan rápido como se disparó.

4) Pide ayuda

Es importante comunicarse con un amigo, familiar o compañero de trabajo y pedir ayuda. Puede que no siempre sea fácil hablar sobre esto, pero tener a alguien con quien puedas contar para expresar cómo te sientes puede permitirte respirar un poco más y sentirte menos solo.

Conclusión

Estar constantemente en un entorno estresante a menudo conduce al agotamiento con el tiempo. Los síntomas comunes del agotamiento son agotamiento, aislamiento, enfermedad e irritabilidad. Hacer ejercicio con regularidad, seguir una dieta nutritiva y equilibrada y dormir bien pueden ayudar a evitar el agotamiento extremo.

Además, si estás preocupado por un amigo o familiar, hacerle saber que estás disponible para conversar o escuchar puede ayudar a validar sus sentimientos y proporcionarle el apoyo que necesita para que el estrés se sienta menos abrumador.

Es especialmente importante hacer el esfuerzo de hacer las cosas que te hacen feliz cuando formas parte de una empresa de alta exigencia y ritmo acelerado. Salir a caminar, quedar con un amigo para tomar un café o unirte a una clase de yoga son pasos simples que puedes tomar para evitar que el estrés te agote.