Cómo decorar tu hogar en verano

Agosto 04, 2022

El verano es una época que se asocia con las vacaciones y con la relajación, pero también puede ser un buen momento para realizar algunos cambios en nuestro hogar y darle un toque actualizado a nuestra decoración. 

Una nueva decoración puede darle un toque más fresco a nuestro hogar, ya que incluso algunos colores influyen en la sensación térmica. Por ello, vamos a compartir algunas ideas sencillas para mejorar el aspecto veraniego de tu vivienda.

Cómo cambiar los colores de mi vivienda

Cambiar los colores del hogar puede modificar totalmente la percepción de la vivienda y de todos sus elementos. En verano hay que apostar sobre todo por tonos claros o pastel, como azul celeste o rosa. Si contrastas dichos colores con otros más vivos, tales como amarillo y rojo, le darás una gran vida a los diferentes espacios.

Por supuesto que puedes utilizar estos tonos para pintar diferentes paredes, pero, si no quieres modificar la pintura, ya que corres el riesgo de que te cansen esos tonos y en otra época del año quieras volverlos a cambiar, con el consiguiente trabajo que esa labor conlleva, puedes añadir dichos colores en otros elementos del hogar, como muebles, cortinas o ropa de cama.

Para cambiar el color de los muebles no se trata de tener que comprar nuevos. Ya que hablamos de decoración, algunas formas son cambiar las fundas del sofá a tonos más claros para refrescar el salón o las habitaciones o cambiar las fundas de los cojines a tonos claros o estampados florales.

También puedes poner manteles con motivos frutales en tu mesa, para darle un tono agradable y veraniego a tus comidas.

En cuanto a las cortinas, si son de tonos oscuros no dejan pasar la luz y guardan más calor, por lo que es recomendable tener otras diferentes para verano. Estas deben ser blancas, o de tonos claros y ligeras, para que dejen pasar la luz y no recarguen el ambiente.

Decorar tu hogar con plantas

Las plantas son un elemento natural que ayuda a purificar nuestro hogar, reducir la producción de polvo y eliminar malos olores. Con ellas podemos crear de forma natural espacios verdes en nuestro hogar.

Para conseguir un toque más veraniego, puedes pintar las macetas de colores vivos, y colocar diferentes plantas por toda la casa, no únicamente en salones o terrazas. En la cocina puedes colocar un jarrón de cristal con agua y diferentes hierbas frescas que además te servirán para cocinar, como perejil, romero o menta.

Pequeños detalles decorativos

Darle otro aspecto a tu hogar no tiene que significar un gran desembolso de dinero, ya que simplemente con pequeños detalles decorativos puedes hacer una gran diferencia.

Puedes cambiar, por ejemplo, tus marcos de fotografías, colocar velas aromáticas con olores suaves, que crean una atmósfera acogedora además de servir de decoración, añadir alguna figura decorativa o colocar pequeñas lámparas o incluso alguna planta artificial.


Tendencias veraniegas de decoración

Si, por el contrario, te has propuesto ir a por todas y deseas cambiar los muebles y todo el estilo de tu hogar, te recomendamos algunas de las tendencias que más éxito tienen en la época de verano.

Tendencia Slow Deco

Esta tendencia se basa en un interiorismo relajado, con sencillez decorativa y armonía entre todos los espacios. Tiene ciertas semejanzas con el estilo nórdico. Por ello, su gama de colores incluye los blancos, beiges y el uso de maderas naturales. Otro color que casa muy bien con esta filosofía de tranquilidad es el azul.

Tendencia de estilo mediterráneo

Este estilo se basa en una tendencia marina y con predominio de blancos y azules que intenta plasmar el ambiente de los países mediterráneos.

Este aire costero y bohemio también lleva implícita la sencillez y el uso de materiales naturales, tales como la madera.

En cuanto a los textiles, predominan los materiales como lino o algodón, que son frescos, cómodos y ligeros.

Tendencia retro o vintage

En las nuevas tendencias de interiorismo también juega un papel muy importante la nostalgia. Así pues, existe una tendencia decorativa que se apoya en la moda de las décadas de los años 1990 a 2000 sobre todo, y se basa en utilizar elementos icónicos de esa época.  Bien pueden ser piezas de arte con personajes característicos como mesas construidas con bloques de lego, entre muchas otras opciones.

También existe una tendencia que consiste en adquirir muebles viejos de segunda mano y restaurarlos para amueblar los hogares. Es una opción económica y original, además de bastante entretenida, para darle un toque diferente a tu casa.

En definitiva, se trata de tener algo de imaginación y usar elementos clave que se relacionen con el verano, y conseguirás darle un toque muy diferente y acogedor a tu hogar para esta época sin tener que realizar un gran esfuerzo ni desembolso económico.