¿Cómo debe ser tu dieta si tienes un trabajo sedentario?

Junio 30, 2022

La tecnología avanza a pasos agigantados y esto ha provocado que, hoy en día, existan muchos más trabajos sedentarios que antes. Además, el teletrabajo se ha impuesto, por lo que son muchas las personas que pasan horas y horas sentados delante del ordenador. Es por eso por lo que una dieta equilibrada es fundamental para lograr mantener el peso y la salud a raya.

Si practicas el llamado "home office", llevar una dieta equilibrada puede ser difícil y es que las tentaciones son numerosas estando trabajando en casa. La nevera y la despensa están a solo unos pasos y puede resultarte muy complicado el no acercarte a por un tentempié poco saludable.

Así que si te encuentras trabajando de esta forma, no te preocupes, porque te vamos a ofrecer todo lo que necesitas saber para que tu dieta sea lo más balanceada posible y así tu trabajo sedentario no te haga engordar o que tu salud se resienta.

Y es que, por si no lo sabías, las cifras hablan. En el trabajo pasamos, al menos, un tercio de nuestro día (algunos incluso más). El otro tercio deberíamos estar durmiendo, en reposo. Esto, al final, supone una actividad muy baja, lo que llega a traducirse en un desgaste calórico muy reducido. Así que si combinas esta situación con una dieta poco apropiada, el resultado derivará en un elevado índice de grasa en tu cuerpo y una salud poco cuidada. Es por ello, por lo que te ofrecemos estos consejos.

Lo que está claro es que la mejor dieta para los casos de trabajo sedentario es la mediterránea, ya que presenta numerosos beneficios como:

  • Estar constituida, en su mayoría, por verduras y frutas.
  • Incluye la ingesta de productos ricos en proteínas como carne y pescado a la plancha.
  • Es rica en legumbres y cereales.
  • Incluye mucha fibra a través de los productos integrales y cereales.

También es preferible que dividas la dieta diaria en cinco comidas. El desayuno debe asumir entre el 20 y el 25% del aporte de energía. El almuerzo debe ser ligero, a base de fruta. La comida se debe configurar como la ingesta más importante del día y tendrá que combinar verduras, proteínas y fibra. La merienda hará que tus fuerzas no decaigan. Por último, la cena debe ser ligera para terminar el día.

Evitar los fritos

Si trabajas fuera de casa, puede ser muy tentador freír unos filetes o cualquier congelado pero esto es un error. Debes evitar esta práctica al máximo si no quieres entrar en el vicioso y peligroso círculo del sedentarismo y una dieta inadecuada con un alto nivel de grasas.

Importancia de la fruta

Si tienes un trabajo sedentario, son muchas las frutas cómodas de comer que existen. En solo unos minutos te puedes comer una mandarina, una manzana, algunas cerezas o fresas. Hay frutas que contienen más agua (como los melocotones, pera o sandía) que pueden ser incómodas de comer en la mesa de trabajo. Aunque siempre puedes cortarla en trozos antes de comerla, para así evitar el manchar tu mesa de oficina y los documentos.

Olvídate de los precocinados

Hoy en día, solemos disponer de muy poco tiempo para cocinar. Muchos se acostumbran a la comida precocinada y esto es un error, ya que es una opción mucho menos saludable. Si tu trabajo es sedentario y no tienes un gran desgaste calórico, lo mejor será huir de este tipo de comidas preparadas o precocinadas.

Evita el picoteo

Como ya hemos dicho antes, si teletrabajas, la tentación de picar entre horas es real, igual que si estás en una oficina, donde seguro tendrás alguna máquina de vending. Huye del picoteo y si vas a comer entre el desayuno y la comida, lo ideal es que te comas una pieza de fruta, ya que esta acción evitará que ingieras más grasa de la que debes.

Muévete de vez en cuando

Algo primordial será también movilizarte un poco a lo largo de tu jornada, ya que le vendrá muy bien a tu cuerpo. Por eso, es recomendable añadir cualquier tipo de actividad en el trabajo. Esta de pie un rato para hablar por teléfono, pasearte, etc. Aunque, lo ideal sería que añadieras un poco de actividad física fuera de tu horario de trabajo.

Como puedes comprobar, llevar una dieta equilibrada no es algo complicado. Tan solo tienes que seguir estas pautas que te ofrecemos y seguro que notarás los beneficios de comer de forma totalmente balanceada.