8 señales que indican que necesitas cambiar de trabajo

Abril 19, 2022

Hace unas décadas, conseguir un trabajo significaba que había muchas probabilidades de jubilarse en él. Era una época en la que no se concedía gran importancia a las aspiraciones ni motivaciones personales. Nada que ver con los tiempos que corren. Hoy en día, es bastante común pasar por varios trabajos antes de quedarse con el definitivo. Cambiar de empleo es sano si es para mejorar. En esta ocasión, te hablamos de las 8 señales que indican que debes sustituir tu trabajo actual por otro.

1. La llegada de un acontecimiento importante

Un día estás cómodo en el trabajo y al siguiente no tanto. ¿Qué ha ocurrido en ese lapso de tiempo? A veces puede ser simplemente que un evento nos haga cambiar la perspectiva de nuestra vida. Este acontecimiento puede ser nuestra boda, el nacimiento de nuestro primer hijo, el fallecimiento de un ser querido o la compra de una vivienda. Ante estas importantes efemérides es habitual pensar que necesitamos un cambio. Muchas veces el primer cambio que precisamos es justamente buscar un nuevo trabajo.

2. Has caído en la rutina

Generalmente nos introducimos en la vorágine de las obligaciones del día a día y ni nos damos cuenta de que hemos caído en la rutina. Entonces, las semanas parecen iguales y los días pasan sin pena ni gloria. Si sientes que vives con el piloto automático activado, entonces, es posible que necesites cambiar de empleo. Especialmente si eres joven, ¿por qué trabajar para una empresa que no te representa? Hay varias señales que indican que estás en la rutina: estás aburrido, te sientes atascado, te levantas cada día apático…

3. Te sientes frustrado

La motivación laboral es la antesala de la productividad. Sin esta última, difícilmente podrás rendir al máximo en tus obligaciones. No obstante, puede ocurrir que sientas frustración en el trabajo, lo que te impide avanzar. Por ejemplo, puede suceder que lleves varios años trabajando para la misma empresa y no te hayan ascendido. Si crees que mereces un ascenso desde hace tiempo y no llega, quizás es el momento de cambiar de trabajo.

4. Sufres estrés

Es normal sufrir episodios de estrés en momentos puntuales del año. Por ejemplo, ante el cierre de un proyecto importante. Lo que no es sensato es vivir estresado debido a la sobrecarga de trabajo. En este punto, lo primero que te aconsejamos es que hables con tu jefe y le comentes cómo te estás sintiendo. Padecer estrés puede conducir a agotamiento y, por supuesto, a problemas graves de salud. Si no te sientes escuchado, quizás deberías ir buscando otro empleo.

5. No paras de mirar el reloj

Si durante la jornada laboral, incluso trabajando en casa, no paras de mirar el reloj y los minutos te parecen horas significa que tu trabajo no te ilusiona como antes. Está claro que todos deseamos que el día pase rápido para poder dedicarnos a nuestro ocio, pero no es normal que una jornada se nos haga tan cuesta arriba desde el principio.

6. No te sientes importante

En una empresa, cada eslabón es importante. No obstante, hay compañías que no valoran a sus trabajadores como corresponde y no les hacen sentir válidos. Es entonces cuando llega la frustración. Si llevas notando un tiempo que nadie te escucha y que nada de lo que digas o hagas importa, lo mejor es buscar otra empresa que valore tu talento.

7. Estás sobrecualificado

Aunque tengas muy buena relación con tus superiores y tus compañeros, debes valorar si tu puesto es conveniente para ti. Si estás sobrecualificado acabarás por aburrirte y, además, en nada ayudará a tu carrera profesional. Todos necesitamos un puesto que nos motive, que nos haga mejorar y, por supuesto, que suponga un continuo aprendizaje. Aunque te sientas cómodo, deberías plantearte seriamente cambiar de trabajo.

8. La cultura de la empresa no te representa

A la hora de buscar trabajo, muchas veces nos dejamos llevar por las condiciones económicas y las funciones del puesto al que aspiramos y no nos fijamos tanto en el tipo de empresa en el que vamos a trabajar. No olvides que vas a dedicar la tercera parte de tu vida a tu trabajo, por lo que deberías estar de acuerdo con la cultura empresarial y sus valores. Si no encajas con ellos, entonces, no tiene sentido seguir ahí.

Atiende a las señales que podrían estar animándote a cambiar de empleo. ¿Te has sentido identificado con alguna de ellas?

Desde Flexispot queremos que te sientas muy cómodo en tu trabajo. Por ello, si trabajas en remoto, te proponemos echar un vistazo a nuestro catálogo de mesas y sillas profesionales para crear tu propia oficina en casa. ¡Te esperamos en nuestra tienda online con las mejores ofertas!