10 sencillos consejos para desarrollar y mantener hábitos positivos en el trabajo

Junio 10, 2022

¿Alguna vez has sentido que estás atrapado en una rutina en cuanto a tus hábitos de trabajo? Puede ser difícil salir de las viejas rutinas y desarrollar nuevos hábitos de trabajo positivos que perduren. ¡Pero vale la pena! Los buenos hábitos de trabajo no solo te harán más productivo, sino que también ayudarán a proteger tu salud mental y mejorar tu estado de ánimo.

Aquí encontrarás 10 consejos simples para ayudarte a comenzar:

#1 Comienza con un pequeño cambio

Tratar de revisar todos tus hábitos de trabajo a la vez seguramente será abrumador. ¡Así que empieza poco a poco! Elige una cosa en la que quieras trabajar y haz un plan sobre cómo vas a cambiar ese hábito.

Por ejemplo, si deseas empezar a hacer descansos regulares durante el día, programa un temporizador cada hora y aléjate de tu puesto de trabajo durante cinco minutos. Cuando se haya convertido en una rutina cómoda, puedes pasar a abordar otro hábito de trabajo.

#2 Organízate

Esto puede parecer obvio, ¡pero vale la pena mencionarlo! Un espacio de trabajo desordenado puede dificultar la concentración y la productividad. Dedica algún tiempo a ordenar tu escritorio, tanto físico como digital.

Crea un sistema para archivar el papeleo y configura carpetas en tu ordenador para mantener las cosas organizadas. Invierte en un tablero perforado, un juego de cajones debajo del escritorio o un organizador estacionario. Limpia la bandeja de entrada de tu correo electrónico y configura filtros automáticos para mantenerla ordenada con el mínimo esfuerzo. ¡Te sorprenderá la gran diferencia que esto puede suponer!

Tablero perforado de FlexiSpot

#3 Encuentra un compañero de trabajo

¡El cambio siempre es más fácil con algo de apoyo! Busca si hay alguien en el trabajo que también esté buscando desarrollar hábitos de trabajo positivos. Podéis animaros el uno al otro, compartir consejos y responsabilizaros mutuamente.

#4 Refresca tu mentalidad y mueve tu cuerpo

Además de compartir tu viaje con un compañero de trabajo, ayuda a refrescar tu mentalidad creando una rutina saludable que te anime a sacudirte las telarañas.

Toma un poco de aire fresco, sal a caminar y mueve el cuerpo regularmente. Estar sentado demasiado tiempo en la misma posición no solo es malo para el cuerpo, sino que también puede hacer que te sientas atrapado en una mentalidad negativa.

Los escritorios de pie son excelentes formas de romper con la rutina, aumentar el movimiento y refrescar tu forma de pensar.

Escritorio de pie EQ5 de FlexiSpot

#5 Ponte metas realistas

Cuando intentas desarrollar nuevos hábitos de trabajo, es importante establecer metas realistas. De lo contrario, te estás preparando para la decepción. Si no estás acostumbrado a hacer descansos regulares durante el día, no esperes empezar a hacer un descanso de una hora mañana para almorzar. Comienza poco a poco y avanza hacia cambios más grandes. Esos pequeños éxitos iniciales te darán la motivación necesaria para hacer cambios más grandes con el tiempo.

#6 Elabora un plan

Cuando hayas decidido qué hábito de trabajo deseas cambiar, siéntate y elabora un plan. ¿Cuáles son los pasos específicos que debes seguir para realizar este cambio? ¿Cuándo los harás? Tener un plan sólido hará que sea mucho más fácil cumplir con tus objetivos.

Intenta aumentar tu compromiso con tu nuevo hábito de trabajo semana tras semana. Por ejemplo, si tu objetivo es proteger mejor tus horas libres, comienza por eliminar la aplicación de correo electrónico del trabajo de tu teléfono y reserva un día a la semana completamente libre de trabajo. La semana siguiente aumenta esto a un fin de semana completo libre de trabajo. En la tercera semana, comprométete a terminar temprano a mitad de semana, así como el fin de semana libre.

#7 Encuentra un desencadenante

Un desencadenante es algo que te recuerda que debes realizar el nuevo comportamiento que estás tratando de adoptar. Por ejemplo, si estás tratando de recordar beber más agua durante el día, programa un recordatorio en tu teléfono o mantén una botella de agua junto a tu escritorio. Si estás intentando reducir el uso de las redes sociales, configura bloqueadores de aplicaciones en tu teléfono y bloquea sitios web tentadores en tu ordenador. ¡Encuentra un desencadenante que te funcione y úsalo!

#8 Crea asociaciones positivas

El cambio puede ser difícil, pero es importante concentrarse en los aspectos positivos del nuevo hábito de trabajo que estás tratando de desarrollar. Por ejemplo, si estás tratando de reducir las distracciones durante las horas de trabajo, recuerda lo bien que te sentirás siendo productivo y haciendo las cosas. Rodéate de eslóganes positivos, coloca fotografías que muestren recuerdos felices en tu espacio de trabajo y socializa con personas positivas.

#9 Sigue tu progreso

Puede ser útil realizar un seguimiento de tu progreso a medida que trabajas en el desarrollo de nuevos hábitos de trabajo. Esto te ayudará a ver hasta dónde has llegado y mantenerte motivado. Puedes usar un cuaderno o crear una hoja de cálculo con todos los detalles.

#10 Sé paciente

El cambio lleva tiempo, así que no te desanimes si no ves los resultados inmediatamente. La formación de hábitos es un proceso, así que date tiempo para adaptarte. ¡Muy pronto, el nuevo hábito de trabajo se convertirá en una segunda naturaleza!

Desarrollar hábitos de trabajo positivos es un paso importante para crear una vida laboral feliz y saludable. Con solo un poco de esfuerzo y paciencia, puedes realizar cambios duraderos que mejorarán tu productividad, salud mental y bienestar general.