¿Qué tener en cuenta al comprar tu silla de oficina?

Abril 28, 2022

El teletrabajo se ha impuesto. Debido a la pandemia provocada por la COVID-19 son muchas las empresas que facilitan la conciliación laboral y familiar a sus trabajadores a través del llamado "home office".

Para muchos, teletrabajar supone hacerlo en pijama, desde el sofá o incluso desde la cama pero esto no debería ser así, ya que tu espalda se verá totalmente resentida. Equipar una zona de tu hogar para practicar el teletrabajo es una necesidad y esta debe estar totalmente acondicionada para trabajar de la forma más efectiva posible.

Contar con un escritorio es algo primordial para trabajar de forma productiva en casa. Este debe ir acompañado de una buena silla o sillón de oficina. Si estás pensando en adquirir uno, no te preocupes porque a continuación te vamos a ofrecer algunos consejos claves para hacer la mejor elección de este elemento esencial para cualquier trabajador. ¡Toma nota de todos ellos y elige el que más se adapte a tus necesidades!

jate en el respaldo

Este elemento de la silla de oficina tiene la función de mantener la espalda en buena forma, evitando así futuros dolores. Lo ideal es que adquieras una silla o sillón de oficina acolchado, para así obtener un apoyo cómodo. Además, a la hora de adquirir la silla, debes fijarte en la altura del respaldo, para que así tu cabeza no termine sin ningún tipo de apoyo. Si puedes, elige una silla que tenga respaldo reclinable. 

Reposabrazos

El reposabrazos es otro de los elementos que debes considerar a la hora de adquirir una silla de oficina. Este tipo de elemento permite descansar tus antebrazos de forma cómoda. Son varios los tipos que puedes encontrar:

  • Fijo: no se mueve.
  • Ajustable en altura, anchura y profundidad.
  • Orientable: te permitirá adaptarlo a tu morfología y posición.

En cuanto a materiales, pueden estar fabricados en plástico o con material mullido (espuma, fundamentalmente) y ser recubiertos con tela o cuero.

A la hora de fijarte en el reposabrazos, ten en cuenta que los brazos deben descansar suavemente sobre los reposabrazos, sin encogerlos o estirarlos para alcanzarlos, para que así no se dé la posibilidad de tener contracturas en los hombros.


 

Asientos

Lo ideal es que compres una silla con un asiento bien acolchado para así tener un buen apoyo. Igual de importante es que la silla tenga un asiento regulable en profundidad y altura. Según la estabilidad que desees, será importante que compruebes la calidad del relleno. Uno de los rellenos más confortables que existen actualmente es la espuma de poliuretano.

Como hemos indicad, la regulación de la altura es fundamental puesto que permitirá que las piernas descansen, de forma adecuada, sobre el suelo, formando un ángulo de 90º.

Fija o con ruedas

Es la silla que se suele ajustar a la oficina más clásica y a un escritorio de tamaño estándar. Por eso, es un modelo perfecto para quienes usan su silla de oficina de forma ocasional o períodos de tiempo cortos y, hoy en día, suelen ser difíciles de encontrar.

Por su parte, si tienes un escritorio largo o moverte alrededor para coger archivos, la opción de sillón de oficina con ruedas es la perfecta para ti, puesto que podrás moverte, de forma sencilla, sin tener que levantarte. Las ruedas, eso sí, tienen que ser de calidad ya que soportarán tu peso y son un elemento sujetos a movimientos más o menos inoportunos.

 

Materiales de fabricación

Respecto a los materiales de fabricación de tu sillón de oficina, son varios los tipos que puedes encontrar, como son los siguientes:

  • De tela: como algodón, tela sintética y lino. Proporcionan un soporte cómodo y suave y un sentimiento envolvente y cálido te invadirá si te sientas en un sillón de este tipo.
  • De cuero: es la calidad por excelencia y son sillones de oficina confortables y duraderos. Aunque son modelos mucho más caros.
  • De cuero sintético: ofrecen una excelente relación calidad-precio. Ofrecen un aspecto visual del cuero a un coste menos, aunque duran mucho menos que el cuero genuino.
  • De plástico: estos modelos de silla de oficina aportan originalidad, aunque es cierto que la comodidad es mucho menor.

Ya has podido comprobar todos los aspectos en los que tienes que fijarte a la hora de elegir la mejor silla de oficina o sillón para tu escritorio y trabajar en casa de la mejor forma posible. Gracias a este elemento, la comodidad será algo real y seguro que tu productividad se ve aumentada porque trabajar cómodo es sinónimo de ser más productivo.

Aunque, además de tu silla de oficina, un complemento que te vendrá muy bien será el reposapiés, ya que te va a permitir sentarte en la mejor posición y evitar los molestos dolores de espalda, favoreciendo, a su vez, la circulación de la piernas.