¿Por qué es importante ventilar tu espacio de trabajo?

Junio 30, 2022

La reincorporación al entorno laboral, ha hecho que las personas hayan vuelto a la oficina (a pesar de que muchas otras aún siguen teletrabajando desde su espacio de trabajo en casa). Es por eso por lo que, hoy en día, crear prácticas eficaces para combatir la mala ventilación se ha convertido en algo fundamental. Debes saber que mejorar la ventilación aumenta la productividad, pero también crea lugares de trabajo más seguros y saludables. Descubre todo sobre la ventilación para así poder hacerla de forma eficaz en tu espacio de trabajo.

¿En qué consiste la ventilación?

En resumidas cuentas, se puede definir la ventilación como la introducción de aire fresco en un espacio interior para ayudar a diluir los contaminantes del aire que se han acumulado en el tiempo. En una oficina, seguro que has experimentado la sensación de aire caliente y pesado que se acumula, agotando tu energía y dificultando tu capacidad de concentración.

Esta es, sin duda, una de las señales más reconocibles de que existe un problema de ventilación que deba ser resuelto. Así que una ventilación adecuada en los espacios interiores se ha convertido en una prioridad para muchos, especialmente en el lugar de trabajo, donde el equilibro entre confort, productividad y equilibrio requieren una atención permanente.

Así afecta la mala ventilación a los empleados

Una mala ventilación es el desencadenante de una serie de problemas ambientales que afectan a la salud de los empleados. El no contar con una ventilación adecuada, se acumulan el CO2, la humedad, los gérmenes y las fuentes de contaminación en el interior. Todos estos factores se agrupan conjuntamente bajo el paraguas de la calidad del aire interior (CAI). Cuando esta disminuye, aumentan el riesgo de síntomas y enfermedades, entre los que se incluyen los siguientes que enumeramos:

  • Dolor de cabeza, hipersensibilidad y alergia.
  • Fatiga y falta de concentración.
  • Aumento de estrés.
  • Erupciones cutáneas.
  • Resfriados y gripes.
  • Garganta y piel seca.

Así que no hay que preocuparse en ventilar solo cuando tengas calor o alguna molestia. Debes saber que cuando un edificio afecta a los ocupantes, provocándole enfermedades como resultado de la mala calidad del aire en el lugar de trabajo, se denomina Síndrome del Edificio Enfermo (SEE). Pero, ¿por qué se caracteriza dicho síndrome? Básicamente por irritación de nariz, garganta y ojos, así como por cansancio, aunque se pueden incluir algunos de los síntomas que antes hemos citado. Lo que está claro es que una persona que sufre este síndrome, comprobará, cuando se aleja del espacio, que mejora su estado y su salud.

Es por eso por lo que para evitar este síndrome, se deben poner en práctica algunas técnicas de ventilación, que mejorarán considerablemente la calidad del aire en el espacio de trabajo.

Consejos para ventilar de forma natural

Que haya que abrir las ventanas no significa que tengas que trabajar en la oficina soportando el viento. Lo ideal es que se abran parcialmente las ventanas repartidas por toda la sala o zona. Así garantizarás un flujo de aire adecuado sin causar corrientes incómodas de aire.

Una buena forma de ventilar de forma natural el espacio de trabajo es la ventilación cruzada. Es decir, puedes crear una corriente de aire cruzada abriendo una ventana, manteniendo la puerta abierta y abriendo una ventana en otra parte de la oficina.

También puedes ventilar completamente el espacio de la oficina, para así diluir el ambiente interior cargado y renovar el aire. Haz esto en un momento del día en el que la ocupación en la oficina sea baja como, por ejemplo, la hora del almuerzo.

Si en tu lugar de trabajo se depende del aire acondicionado para calentar y enfriar los espacios, es recomendable abrir ventanas y puertas, con cierta regularidad, para garantizar una renovación eficaz del aire o, si lo tienes, emplea el ventilador del sistema sin llegar a introducir aire fresco en la habitación.

Como ves, la ventilación es fundamental en cualquier espacio de trabajo, ya que este es un factor que puede afectar a la productividad de los trabajadores y también a su salud. Por eso, es fundamental que, en el día a día (no hacerlo solo cuando tengas calor), se ventile el espacio para disfrutar de todos los beneficios que puede aportarte esta técnica.