¿Eres adicto al trabajo? Averígualo con este test rápido

Abril 11, 2022

Se calcula que en España el porcentaje de adictos al trabajo ronda el 10 %, un aumento que ya vaticinaban algunos estudios cuando hace solo unos años se situaba en el 5 %. La adicción al trabajo está considerada por los científicos como una psicopatía social y supone que la persona que lo sufre dedica a sus obligaciones laborales más de 12 horas al día. En países como Japón, saben bien lo que es sufrir adicción al trabajo, pues es responsable de la muerte de más de 10.000 japoneses cada año. Y tú, ¿eres adicto al trabajo?

Te proponemos un sencillo test para que conozcas si estás enganchado peligrosamente a tu trabajo. De igual modo, al final de este artículo, te ofrecemos algunos consejos para que aprendas a relajarte si eres adicto al trabajo.

Señal nº1: Trabajas más allá de tu horario laboral

Eres el primero que llega a la oficina o, si trabajas desde casa, el primero que se conecta al espacio de trabajo compartido. También eres el último que abandona sus quehaceres. Hace mucho que no trabajas simplemente las 8 horas reglamentarias.

Señal nº2: 15 días de vacaciones te parecen eternos

Te coges las vacaciones porque “toca”, pero vas sin ganas. De hecho, se te hacen eternas y sientes que estás perdiendo el tiempo con todo lo que tendrías que estar haciendo. No puedes ni disfrutar de la paz que produce un atardecer o de tomar el sol en la playa.

Señal nº3: Estás conectado las 24 horas

Apagar el ordenador no significa no seguir conectado. De hecho, tu teléfono móvil se ha convertido en una prolongación de tu mano. Revisas continuamente los emails, miras la agenda de tareas… En definitiva, ni te enteras de quién está compartiendo contigo la habitación.

Señal nº4: Antepones la vida profesional a la personal

Ya ni te acuerdas de la última vez que saliste con tus amigos a tomar unas copas. Siempre tienes una excusa para no acudir a los eventos. Por supuesto, estás poco enterado de las novedades de tus amigos y familiares.

Señal nº5: Asumes cada vez más tareas añadidas

Piensas que siempre puedes con un poco más. Por ello, no te importa asumir nuevas obligaciones. ¡En tu agenda todo cabe!

Señal nº6: Te sientes culpable si no trabajas

Eres incapaz de ir al gimnasio o disfrutar de un momento de ocio por la tarde porque crees que deberías estar resolviendo ciertos problemas y no dejándolos para mañana.

Señal nº7: Te quedas hasta altas horas de la noche trabajando

La noche para ti es simplemente el momento en el que se va el sol, pero cualquier instante es bueno para seguir trabajando. Por supuesto, esto tiene consecuencias directas, pues es muy probable que estés padeciendo insomnio.

Señal nº8: Te olvidas de tus responsabilidades familiares

La relación con tu pareja ya no es la misma. Ni tienes tiempo para ella ni para los hijos (si los hay). ¡Qué culpa tienes tú de tener tanto trabajo!

Señal nº9: Comes en tu mesa de trabajo

La pausa de la comida se ha convertido en un táper recalentado que vas ingiriendo sin quitar la vista del ordenador. Mientras masticas, además, aprovechas para teclear.

Señal nº10: Minimizas cualquier problema de salud

Últimamente sufres estreñimiento, episodios de estrés, migrañas o problemas de circulación, pero piensas que no es tan importante.

Señal nº11: Eres desorganizado en todo lo demás

Eres muy puntual y detallista en tu trabajo, pero no en el resto de obligaciones de la vida. Solo hay que ver tu habitación o la cocina, que llevan desordenadas desde tiempos inmemoriales.

Señal nº12: Te crees mejor que los demás

Crees que no hay nadie mejor que tú para asumir las tareas. Por eso, evitas delegar responsabilidades aunque estés hasta arriba. Opinas que los demás no tienen ni idea.

¿Has respondido que sí a las 12 afirmaciones anteriores? Entonces, efectivamente estás enganchado al trabajo. Veamos ahora algunos consejos para paliar esta adicción.

5 consejos para acabar con la adicción al trabajo

El agotamiento mental al que te estás exponiendo te va a pasar factura tarde o temprano. He aquí 5 posibles soluciones que te ayudarán a estar en paz contigo.

  1. Oblígate a salir a caminar después de apagar el ordenador o a hacer algo de deporte.

  2. Aprende a delegar en los demás y no te sobrecargues de trabajo.

  3. Respeta el horario de oficina.

  4. Aprende a detectar el cansancio a tiempo.

  5. Busca ayuda de un profesional si crees que lo necesitas.

Desde Flexispot apostamos por las jornadas de trabajo saludables, de ahí que dispongamos de un catálogo repleto de soluciones de mobiliario para montar tu oficina en casa.  ¡Descubre todas las opciones a tu alcance!