¿Cómo deshacerte del síndrome del trasero muerto?

Junio 26, 2022

Las largas horas que pasas pegado a tu silla restan valor al aspecto general y la función de tus glúteos.

Una de las peores cosas que te pueden pasar es el síndrome del trasero muerto: cuando los músculos de los glúteos no se activan correctamente y se adormecen o incluso duelen un poco. No te preocupes: eso no significa que tus glúteos estén realmente muertos. “Muerte” indica que tus músculos se han desacondicionado debido a la falta de actividad. Si bien no es demasiado tarde para revivir tu trasero muerto, se necesitarás mucho esfuerzo y persistencia para revivirlo.

Los glúteos han dejado de hablar con otros músculos.

El síndrome del trasero muerto también puede afectar otras partes del cuerpo. Otras partes del cuerpo acuden al rescate y trabajan el doble, lo que a la larga podría provocar lesiones y distensiones.

Algunos de los efectos negativos del síndrome del trasero muerto son problemas en los isquiotibiales, dolor en la parte baja de la espalda, tensión en los músculos de la cadera , lo que provoca desequilibrios musculares e incluso lesiones en el cartílago de la rodilla. Además, los músculos glúteos infrautilizados también pueden afectar actividades como caminar, correr o hacer ejercicio .

Sin activación real

El síndrome de las nalgas muertas también puede desencadenarse por la falta de activación de los músculos de los glúteos, incluso cuando hace ejercicio. Puedes pensar que es imposible, pero puede suceder. La próxima vez que vayas al gimnasio, presta atención a la contracción de los músculos de los glúteos al hacer sentadillas u otros ejercicios para las piernas. Si no sientes ninguna acción cuando contraes, puede ser hora de ver a tu médico.

Pero no te preocupes demasiado. ¡Incluso los atletas pueden tener el síndrome del trasero muerto! Los deportistas que pasan todo el día sentados y de repente retoman un entrenamiento intenso también pueden experimentar este síndrome, aunque en menor medida. Una vez más, se debe a estar sentado durante mucho tiempo, lo que puede representar un peligro real para el cuerpo.

Buenos hábitos para tu trasero.

Así que la pregunta es... ¿cómo mantienes vivo tu botín? Aquí hay algunos hábitos saludables que salvarán tu trasero de la muerte.

  1. Una dosis saludable de acción: mantén los músculos de tus glúteos alertas y felices tomando descansos a lo largo del día. Da más pasos, incluso si solo vas de la oficina de tu casa a la cocina para servirte una taza de té. El mensaje es claro y simple: siéntate menos y muévete más. La movilización de estos músculos ya es un factor importante. Además, al utilizar un escritorio para trabajar de pie o sentado , podrás trabajar los músculos de los glúteos durante todo el día simplemente alternando las posiciones, sin ningún esfuerzo.
  2. Toma descansos: seas consciente de tu actividad a lo largo del día para mantenerte activo. Si has estado demasiado tiempo en el sofá, ahora es el momento de levantarte y hacer algunos estiramientos. También puedes descargar aplicaciones para recordarte que debes tomar esos descansos cuando seas necesario.
  3. Tómatelo con calma: si crees que tienes el síndrome del trasero muerto, ten cuidado de no sobrecargarte de ejercicio de un día para otro. La progresión es importante para que tu trasero vuelva a la vida.
  4. Ejercicio: afortunadamente, ciertos ejercicios pueden ayudar a despertar el trasero adormilado de la oficina y tonificarlo. Lo mejor de todo es que puedes hacerlos... ¡sin tener que moverte de tu escritorio! Por ejemplo :
  • Apriete los glúteos: contraiga los glúteos y manténgalos así durante 10 segundos. ¡Ten cuidado de no apretar demasiado o podrías tener calambres!
  • Puentes de glúteos: acuéstese boca arriba y coloque los brazos a lo largo del cuerpo, con las palmas hacia arriba. Dobla las rodillas en el suelo, con los pies separados a la altura de las caderas. Respira hondo y levanta suavemente las caderas mientras presionas los talones contra el suelo. ¡No olvides apretar los glúteos! Puede mantener la posición durante 5 segundos, luego volver a bajar y repetir de 15 a 20 veces.
  • Levantamiento de piernas en decúbito supino: acuéstese sobre una colchoneta con las piernas extendidas. Luego levantlas piernas mientras las mantiene rectas. Levanta hasta que tus caderas estén apretadas y no puedas subir más. Bajlentamente las piernas. Haz 4 series de 10 a 15 repeticiones.
  • ¡Usa una bicicleta de escritorio, que te permitirá hacer ejercicio mientras trabajas! Gracias a él, ya no necesitarás salir a correr, movilizarás los músculos de las piernas y los glúteos durante tus horas de trabajo. También le permitirá aumentar su energía asegurándose de evitar el síndrome del trasero muerto.

Mantén al tanto de tu juego

Con la actitud correcta y los hábitos correctos, puedes hacer que tus glúteos estén más sanos, tonificados y regordetes. Además, te permitirán mejorar tu fuerza general y minimizar el dolor.